“Déjalo, ya está muerto”, gritó con sorna el

Bautizada como la batalla escrita de rap más importante de la historia, los máximos exponentes en su versión en español y en inglés –Aczino y Dizaster, respectivamente- se enfrentaron este viernes por la noche en un duelo que no dejó lugar a dudas en cuanto a que el nivel del circuito en castellano está años luz por delante del anglosajón. El mexicano Aczino, bicampeón internacional de Red Bull Batalla de los Gallos de ‘freestyle’, sometió a su oponente en un enfrentamiento que se desequilibró muy pronto, a pesar de que la especialidad del latinoamericano es la rima improvisada. “Déjalo, ya está muerto”, gritó con sorna el público hispanohablante que acudió al evento y presenció cómo la superioridad de Mauricio Hernández (como se llama Aczino) era tal que el ambiente hostil que se esperaba acabó tornándose en una atmósfera festiva que decepcionó a los aficionados más exigentes. Y eso que la batalla no podía haberse celebrado en un lugar con más alicientes raperos: a escasos kilómetros de la ciudad de Compton (Los Ángeles, California), de donde salieron en las décadas de los 80 y 90 leyendas como Eazy-E, Ice Cube o Dr. Dre. Además, Los Ángeles es la segunda urbe del mundo con más mexicanos, por detrás de Ciudad de México, lo que hizo que la batalla no tuviera un competidor local claramente definido. Los aproximadamente 300 espectadores que se dieron cita en el LA Skate-Club, un ‘skate-park’ dentro de una nave ubicada cerca del centro de la ciudad, se repartieron aproximadamente a partes iguales entre estadounidenses e hispanohablantes, mayoritariamente mexicanos. Bajo el denso humo de marihuana que circulaba por la sala y banderas de México con el lema “yo no quiero el planeta, yo quiero el universo”, basado en una conocida rima de Aczino, apareció Hernández en escena. Arranca la batalla Consciente de la importancia del enfrentamiento y debido a la ambición de ganar que le caracteriza, se mantuvo hasta empezar la batalla con rostro serio, mirada firme y con su habitual gesto con las manos emulando los cuernos del diablo.
Artículo Anterior Artículo Siguiente