Pumas y Seattle vivieron el primer capítulo

de la Gran Final de la Liga de Campeones de la Cincacaf. Los universitarios recibieron en CU a los norteamericanos con la firme intención de adquirir una ventaja importante para el cotejo de vuelta, desafortunadamente para su causa no fue así, pues el resultado final fue de un empate a dos. La controversia en redes sociales se desató justo antes de que el árbitro central dara por comenzado el partido, y es que, Higor Meritão, futbolista de Pumas, fue partícipe de una acción que dejó a todos boquiabiertos. El mediocampista brasileño tocó el trofeo de Campeón antes de iniciar el encuentro, dejando de lado la icónica frase considerada por muchos como cábala de: «la copa se ve pero no se toca», cosa que al sudamericano poco le importó. Para los creyentes de dicha teoría el marcador final dio un punto a su opinión, ya que tras tener una ventaja de dos goles para poder ir con más calma en la Final de Vuelta, Pumas terminó por ser empatado en el último suspiro por Sounders, siendo Nicolás Lodeiro el autor de la ‘travesura’. La Universidad Nacional rompió una racha de 17 años sin llegar a una final de Concachampions, aunque, curiosamente en aquel lejano 2005 perdió la misma ante Saprissa, el último equipo no mexicano en ganar dicho certamen. Además, once años separan a los universitarios de su último título, ¿podrán consumar la hazaña el próximo 4 de mayo en Seattle?
Artículo Anterior Artículo Siguiente